todos los animalitos del sumidero, despertaron aquella mañana asombrados por la presencia de un objeto no identificado. Tan pronto como pudieron reunirse acordaron que sería el más pequeño de ellos el que se acercaría a el, ya que el ornitorrinco no tenía miedo.

  • Artesania Amigurumi